Soriana y Tecnología en el supermercado

soriana.png

La semana pasada me tocó ver publicidad de Soriana acerca de hacer tu supermercado por medio de Internet, lo que en mi caso me pareció bastante atractivo (te estas tardando Calimax). Así que manos a la obra, me registré en el sitio de Soriana y así comenzó  mi aventura.

 

Aparentemente en todo Tijuana, solamente hay una tienda que cuenta con el servicio del super por medio de la página de Internet. Para mi buena suerte se encuentra relativamente cerca de mi domicilio. 

El primer punto a mejorar que descubrí es que aunque la búsqueda de productos es relativamente buena, no te deja hacerla por número de código de barras, lo que haría la búsqueda mucho mas exacta.  

Como el 15% de los productos que estaba buscando no los pude encontrar por lo que opté por buscar sustitos o de plano no agregarlos. Aún con estos detallitos me parecía un muy buen valor agregado por parte de la tienda el ofrecer este servicio y como me facilitaría la vida cada fin de semana. 

Cabe mencionar que únicamente usaría este servicio para productos que no fueran carnes, frutas y verduras, (de cualquier manera siempre las compro en otro lugar), así todavía sería mas sencillo el proceso digital.  Al momento de terminar de hacer el pedido y seleccionar el horario para recoger mi producto (decidí usar la opción de recoger el producto en lugar del servicio a domicilio, simplemente para estar seguro del tipo de servicio), e ingresar los datos de mi tarjeta para el pago, ya todo estaba listo.

Después de hacer las compras en el mercado, me dirigí a Soriana, y todavía me di el lujo de entrar y comprar aquellas cosas que por medio de la página no habia encontrado, así les daría tiempo que terminaran el surtido. El siguiente paso fue llegar al mostrador y pedir amablemente mi mandado para poder retirarme.  

Cuando el muchacho que atendía se me quedó viendo con cara de extrañado, una sensación de frío me recorrió la espalda y pensé, esto va para largo.  

Después de revisar su computadora y comprobar que había un pedido en el sistema (como si hubiera ido exclusivamente a echarle mentiras), pues me dijo que el pedido no lo habían hecho.  Y se limitó a darme explicaciones de que el era la única persona disponible y que se la había pasado surtiendo pedidos toda la mañana, cosa que a mi me tenía sin el mayor cuidado.

No cancelé mi pedido pues de cualquier manera ocupaba el mandado y ya me encontraba físicamente en la tienda, así que le pedí que lo surtiera.  

Mientras tanto busqué al gerente de la tienda, mas que para acusar a alguien, para quejarme que el servicio que estaban anunciando no era el que estaban ofreciendo. Y obviamente de nuevo las excusas (de que todo se manejaba en DF y que no los habían capacitado) no tardaron en llegar.  

Es curioso como siempre el eslabon mas débil siempre es en la capacitación del personal. (hasta a Starbucks le pasa) .

Al final, el "ya merito" hace que un servicio muy interesante se quede a medias y no cumpla con su objetivo final, que es el facilitar las compras del producto y obviamente perder menos tiempo.