Mi experiencia 3G en el extranjero

Hace algunas semanas tuve la oportunidad y gran fortuna de hacer un viaje muy emocionante con mi padre, a través de 3 países y 2 continentes. Como no soy un bloggero de viajes, poco les platicaré de los destinos, salvo para referencias, me enfocaré en las experiencias que tuve para mantenerme comunicado y con acceso a datos en mis dispositivos.

Para este viaje decidí no viajar con una laptop, únicamente con mis teléfonos (IPhone) y mi IPad. Uno de los IPhones lo compre directamente en Apple, por lo que es un World Phone (o sea desbloqueado), por lo que no tendría problema alguno en comprar SIMs para utilizarlo. 

Mi experiencia 3G en el extranjero
 El primer país donde llegamos fue España, y después de tanto escuchar que Telefónica es una de las empresas de mayor reconocimiento en Europa, no dude (motivado principalmente por la cobertura), en pedir una tarjeta prepago con internet de esta empresa. Mi primer sorpresa fue que Telefónica no maneja micro SIM cards en modo prepago (IPhone 4S), lo primero que pensé fue pedir un cortador para poder meterla, pero debido a que donde estaba adquiriendo la tarjeta es una tienda departamental, obviamente no tenían alguno disponible. Afortunadamente Vodafone (con un puesto a 5 pasos de Telefonica), si tenían de estos SIMs. Así que Vodafone fue el elegido. La verdad es que me quedé sorprendido con la cobertura en toda España, ya que viajamos por todo el sur y rara vez perdí la señal  3G y quedaba con Edge (quizás un par de ocasiones por menos de 15 minutos). 

Y precisamente esto último fue crucial para nuestro viaje, ya que el plan desde el principio fue el de rentar un coche y conducir desde Madrid hasta Algeciras (el punto mas al sur de España), y debido a que el coche íbamos a dejarlo en esta ubicación, el rentar un GPS nos salía casi lo mismo que la renta del coche.  Pues encomendándome a dios y a los mapas de Apple (aun Google no liberaba la aplicación para iOS), nos embarcamos a la aventura con el IPhone y Apple Maps. 

Y a excepción de un par de detallitos después de Toledo, todo salió a pedir de boca, básicamente los 10 euros que pague por el servicio se pagaron automáticamente. Por cierto el plan únicamente incluía 200 MB a velocidad completa y después solo a 64Kbps.

Antes de salir de Algeciras con rumbo a Africa (Marruecos), me habían hecho el comentario que sería difícil  encontrar un plan prepago con datos, así que iba resignado a no poder tener acceso a excepción de en los hoteles (los cuales el 90% ya te ofrece un decente acceso a internet por medio de WiFi). 


Mi experiencia 3G en el extranjero

Al llegar a la estación del tren en Tanger (después de haber cruzado el estrecho de Gibraltar), de nuevo sucedía lo mismo, no tenían tarjetas micro SIM de prepago, y se dificultaba porque además del marroquí y el francés, el inglés no se habla mucho. 

Por la tarde mientras andábamos caminando por el centro me encontré con otra tienda, de una empresa llamada Meditel y no quise dejar de intentarlo, así que pregunté y tampoco tenían micro SIMs, sin embargo el encargado me dijo que una cuadra mas abajo podían cortarme la tarjeta a tamaño micro. (YES), aunque podrían cobrarme unos 20 dirhams (como 2.50 USD), dije, va!. 

Para mi suerte el encargado era una persona muy amable y no quiso cobrarme por el servicio, regrese con el encargado de Meditel y después de 30 minutos de batallar pensando que el internet no había quedado (pero resulta que si), quede ya con el servicio de datos, el cual supuestamente era de 1GB, y me había costado 80 dirhams (10 USD), el cual se me hizo baratísimo comparado con Telcel, pero que al final fueron 300MB a velocidad full. De cualquier manera también fue nuestra salvación porque en las estaciones del tren o no se les entendía o no la decían, y de nuevo con Apple Maps, nos salvaba el día. Respecto a la cobertura, dentro de las ciudades casi no tuve ningún problema, pero cuando viajamos en el tren entre las ciudades casi siempre estaba como Edge. 

Al regresar a España, solamente saque mi SIM de Meditel, puse el de Vodafone y estábamos listos para seguir rockeando, por lo menos hasta el siguiente día que salimos hacia Roma, donde por tercera vez (obviamente mas confiado de no tener problemas), tendría que adquirir mi SIM card. 
Mi experiencia 3G en el extranjero

En efecto, llegando a Roma, me encontré con un proveedor llamado WIND, y de manera muy profesional y rápida me atendieron con el servicio. El chiste aquí me salió en 15 euros, que fue donde mas caro pague, supuestamente también era ilimitado, y como estuve únicamente 2 días, no alcance a comprobar si era menos capacidad a velocidad full. Dos puntos importantes con este proveedor que no me pasaron con los dos anteriores fue: 1.- Despues que sali de la tienda tuve que esperar como 1:30 hrs para que el servicio quedara funcional, cuando los otros dos fue inmediato. 2.- La cobertura dentro de la ciudad de Roma, en repetidas ocasiones cambiaba de 3G a Edge, especialmente dentro de los edificios. 
Mi experiencia 3G en el extranjero

Ya de regreso a España no tuve problemas para volver a colocar la SIM de Vodafone y seguir utilizando el servicio ilimitado pero con velocidad limitada. Para esto una vez le coloque más saldo a mi cuenta pero nunca pude/supe como abonárselo a la cuenta para volver a tener una velocidad completa, en parte porque aunque caminábamos mucho en las ciudades casi no nos encontramos con puestos de Vodafone. 

Definitivamente me quedé con un muy buen sabor de boca respecto a la disponibilidad en los 3 países de acceso a internet por medio de pre-pago. El contar con un Smartphone en ciudades que no conozco personalmente me da mucha tranquilidad, empezando con los mapas y pasando por referencias de los lugares interesantes por visitar. (Museos,Restaurantes,Plazas,Cafés).